“EL MAYOR OBSTÁCULO QUE HOY EXISTE ES LA ENORME CANTIDAD DE PERMISOS REQUERIDOS”

Sergio Hernández, director ejecutivo de la Asociación de Proveedores de la Minería, analiza los puntos fundamentales en los que se enfocó el gremio durante este año y profundiza en los desafíos que tiene la industria para el siguiente.

Los proveedores se han convertido en figuras claves en la industria minera y cada vez toman más protagonismo en la oferta de productos y servicios para el éxito de las operaciones en desarrollo.

Según el último Ranking de Proveedores de la Minería 2023 elaborado por la empresa Phibrand, la brecha entre este tipo de empresas se ha reducido y el foco se ha centrado en la consolidación de un mayor interés y competitividad.

Sergio Hernández, director ejecutivo de la Asociación de Proveedores de la Minería (Aprimin), destaca que durante este año los proveedores buscaron forjar y consolidar relaciones de negocio con las grandes mineras, enfocándose fundamentalmente en la responsabilidad ambiental. En este sentido, enfatiza el valor entregado a la economía circular y a la Ley REP, además de la búsqueda de la cercanía con las comunidades, la equidad de género y las capacitaciones en torno a nuevas tecnologías, en una industria que se vio desafiada desde distintas esquinas, con operaciones retradas por temas de permisos. Resolverlo, considera, es urgente para poder atender otros desafíos.

-En 2023 cumplieron 20 años en funciones, ¿cuáles han sido los principales obstáculos para acelerar la industria nacional?

-Sin duda el mayor obstáculo que existe -no solo en minería sino en general en las actividades industriales- es la enorme cantidad de permisos requeridos. Su complejidad, superposición de facultades y algunas arbitrariedades que se presentan, tiene muy preocupado al sector minero y sus proveedoras, porque detienen o retardan una enorme cantidad de inversiones. Otra preocupación ha sido la incertidumbre en definir las normas constitucionales y tributarias, procesos ya demasiado largos, que en minería resulta muy paralizante. Hay que tener mucha perseverancia y apetito al riesgo para invertir en minería ante estas dificultades, y son admirables las inversiones que existen, pero podrían ser más. Todo lo cual retarda la recuperación de excelentes empleos y recursos para el Estado y los planes sociales.

-¿Cuáles cree que son los desafíos en la industria minera del país para el próximo año?

-Adoptar y capacitar a los trabajadores en las nuevas tecnologías: controles remotos, digitalización, inteligencia artificial y la medición de la huella de carbono. Mejorar la productividad y la producción, equidad en las relaciones con las empresas proveedoras, equidad de género, diversidad, relaciones con las comunidades y trabajadores regionales.

 

Nota tomada del Especial Diario Financiero “ANUARIO MINERO 2023 Y PROYECCIONES 2024” del 19 de Diciembre de 2023