Limpieza del Río Mapocho y recuperación de alimentos fueron las principales actividades que marcaron la nueva versión del Voluntariado Corporativo de Aramark

  • En su undécima edición, esta iniciativa benefició a más de 14 mil personas en todo Chile, a través de iniciativas como limpieza del Río Mapocho, recolección de frutas y verduras en ferias y mejoras de áreas verdes.

Santiago, mayo 2024.- Aramark, la empresa líder global en alimentación y gestión de instalaciones, realizó su “Día del Voluntariado Corporativo”. Esta ya tradicional actividad de la compañía, que ha estado impactando positivamente a comunidades y el planeta en Chile desde 2013, reunió en su undécima edición a más de 160 colaboradores voluntarios entre Santiago y Concepción, impactando a más de 14.000 personas.

Este año, el voluntariado se centró en desafíos claves que la empresa de origen americano aborda en su relación con la comunidad. Es así que las actividades apuntaron al cuidado del medioambiente, con una limpieza de ribera, reforestación y recuperación de alimentos en una feria, así como también la mejora de espacios para las comunidades y la promoción de una vida saludable. Como siempre, se trabajó en colaboración con organizaciones expertas en sus áreas como son Plastic Oceans, Fundación Basura, América Solidaria y La Protectora.

“Para Aramark el Voluntariado Corporativo es una instancia donde nuestra misión como empresa de servicio se hace realidad en un trabajo de cara a la comunidad. Es muy gratificante ver como voluntarios y voluntarias reflejan en este espacio, la pasión que el equipo de Aramark pone en todo lo que hace y la satisfacción que cada uno se lleva” dijo Bernardita Varas, Gerente de Comunicaciones y Sostenibilidad de Aramark. “Nos recuerda que trabajamos en una empresa de personas, para personas”, agregó.

Limpieza Río Mapocho Renca
Una de las actividades fue la limpieza de 11.500 m2 la ribera del Río Mapocho en Renca, seguida por la plantación de 40 árboles de especies nativas en colaboración con Plastic Oceans. Todos los residuos reciclables recuperados, como vidrio, plástico PET y latas, fueron entregados a la Municipalidad de Renca para su reciclaje, y aquellos no reciclables se enviados para su correcta disposición final.
“Esta actividad es muy positiva y necesaria para transmitir y comprometer a las personas con los valores de la empresa. El impacto es innegable, con la recolección de 700 kg de basura y más de 1000 personas impactados”, aseguró el Director Ejecutivo de Plastic Oceans, Mark Minneboo.

Avanzando en Ferias Libres cero desperdicios
También, se realizó una recolección y recuperación de frutas y verduras en la Feria “Gaspar de la Barrera”, ubicada en la comuna de Santiago. Esta iniciativa se centró en aquellos productos que, a pesar de ser aptos para el consumo, no se venden debido a su aspecto y suelen ser descartados y terminan siendo un desecho. La labor fue realizada en colaboración con Fundación Basura, institución dedicada a enfrentar la crisis climática mediante la gestión de residuos. Al finalizar la jornada, se llevó a cabo un Taller sobre Cero Desperdicios impartido por la Fundación Gastronomía Social y los alimentos recuperados fueron donados a un comedor solidario en la misma comuna.
“Esta colaboración da cuenta que las grandes empresas pueden hacerse cargo del problema y aportar desde su vereda al cuidado de la salud planetaria, no solo con recursos económicos, sino también involucrando y movilizando a las personas que trabajan en la empresa”, explicó Tamara Ortega, Directora Ejecutiva de Fundación Basura.

Otras actividades con la comunidad

Nuevamente Aramark se unió a América Solidaria para apoyar a la comunidad de la Escuela Humberto Valenzuela de Estación Central, donde realizaron diversas actividades con el propósito de promover hábitos saludables y transformar espacios para los niños, niñas y adolescentes del establecimiento. Se impartió un taller de colaciones saludables y se creó un huerto preescolar, además de entregar una donación de kits escolares a las 50 familias más vulnerables de la Escuela.

Junto a la Protectora, en Bajos de Mena (Puente Alto) y Hualpén, voluntarios Aramark se reunieron para apoyar a niños en situación de vulnerabilidad y sus familias. Diversas fueron las tareas desde plantar árboles frutales, reparar el jardín y juegos infantiles, hasta revitalizar espacios de un Centro de Acogida.